miércoles, 24 de marzo de 2010

Ensayo sobre la amistad

Sobre la Amistad
a partir de como es tratada en la Ética NicomaqueaEnsayo que presenta Luis I. Arbesú B. para la acreditación de la materia Introducción a la Ética Clásica impartida por el doctor Héctor Zagal Arreguín dentro de la Maestría en Historia del Pensamiento Universidad Panamericana Facultad de Filosofía Febrero 2010
"Iremos por la Victoria.
Estaré alegre, hermano, si la obtengo estando parado al lado tuyo,
puesto que nos une la misma sangre, la misma lengua y los mismos deseos"
[01]

Considero como una de las principales conclusiones de la Ética Nicomaquea la definición de la felicidad como un estado de contemplación, [02]y visto que la presente reflexión versará sobre la amistad y visto también que de un querido amigo (mi padre) recibí la definición de ensayo como un producto intermedio entre una exposición y una charla de café, procedamos con holgura, gusto, atención y un expresso bien cargado (máxime que son las 10:00 PM y este ensayo se entrega mañana) a plantearnos las siguientes preguntas respecto a la amistad:

¿Qué tanto de este estado de contemplación se encuentra en la virtud superior conocida como amistad?

¿Son las virtudes menores derivadas de esta, tales como la concordia, la fraternidad o el amor contenedores o propiciadores de dicho estado, o más bien un medio?

¿Medio?

No, puesto que tales virtudes son propias del hombre virtuoso el cual siendo un fin en sí mismo no se vale de las virtudes menores para llegar a otras superiores y así llegar a su estado de contemplación cual si las virtudes fueran peldaños en una escalera; un primer paso para llevar a buen término esta reflexión será el desechar este modelo piramidal, que si puede funcionar muy bien para cuantificar el consumo de calorías de una nutrióloga del Sports Gym no es un modelo que se aplique a una virtud personal que sólo puede ser ejercida a través de su relación con los demás.

¿Habrá una figura más solitaria que las pirámides en el desierto?

Siendo varias cada una es tan sólo esto: una, apartada de las demás, magníficas y solitarias sólo guardan relación entre sí hasta que las observamos a distancia, o bien una vez que subamos hasta la punta de una y tengamos el horizonte a nuestros pies. Siendo el hombre virtuoso un fin en sí mismo, habría de ser capaz de llevar tanto la cima como la distancia consigo, al mismo tiempo a dondequiera que vaya.

¿Será correcto decir qué tanto se encuentra de X en Y cuando hablamos de un estado contenido en una virtud? Me atrevo a afirmar que sí, pues tanto le contiene como la genera, existen compañías cuya sola presencia es reconfortante y enriquecedora, sus silencios, gestos y miradas muchas veces están cargados de discursos y sentencias, no puedo evitar pensar en una canción de una famosa cantautora Colombiana radicada en Miami:

Y descubrí lo que significa una rosa,
me enseñaste a decir mentiras piadosas,
Para poder verte a horas no adecuadas,
Y a reemplazar palabras por miradas
[03]

Por consiguiente, la benevolencia es algo así como el principio de la amistad, como del amor lo es el placer de la vista: nadie ama sin haber gozado previamente del aspecto del amado, lo cual no quiere decir que ame ya por la sola complacencia en la figura del otro sino sólo cuando extraña al ausente y anhela su presencia. [04]La contemplación del otro es un proceso similar a la mencionada contemplación virtuosa, sólo que la primera se aplica sobre el sujeto amable, mientras que la segunda se aplica a la vida, la cual es una actividad, y cada uno se orienta hacia las cosas y con las facultades que más ama , [05]esta segunda definición contiene un carácter más universal, pues el sujeto amable es sólo una parte incidente en nuestra vida para la cual desarrollamos determinadas muestras de amistad; y cierto es que “las muestras de amistad que damos a nuestros prójimos, como también los caracteres definitorios de las distintas clases de amistad, parecen tener su origen en los sentimientos que tenemos con respecto a nosotros mismos”.[06]

¿Cómo podríamos ofrecer a los demás lo que nosotros mismos no nos podemos dar?

La amistad se plantea como el acto político ideal; no en vano se leía que: Donde los hombres son amigos para nada hace falta la justicia, mientras que si son justos tienen, además, necesidad de amistad. La más alta forma de justicia parece ser una forma amistosa [07];cuando el bienestar del otro es primicia en nuestro proceder y tal primicia nos regala si no placer, si al menos un cierto grado de satisfacción, todo acto que proceda habrá de tender al bien.

Existe una cierta proporción implícita en cuanto si la compañía, contemplación y/o bienestar del otro nos repercuten algún bienestar; de igual forma, se expone que una correspondencia plena en ese sentido entre ambos implicados es sumamente rara, pues donde hay dos no puede haber sólo uno y dado que cada uno tiende al bien desde la idea de lo que para sí mismo es el bien: Cada uno, al parecer, ama lo que es bueno para él, y como absolutamente hablando el bien es amable, para cada cuál será amable lo que para cada cuál sea un bien. De otra parte, cada uno ama como un bien para él no el que lo es realmente, sino el que le parece serlo. Pero esto no hace a la cuestión, pues lo amable será, en suma, lo aparentemente amable. [08]Podemos afirmar que dentro de la amistad conviven dos cuerpos diferenciados con algo en común, ese algo Aristóteles lo divide en tres a saber: Tres cosas hay que nos mueven a elegir una cosa: lo honesto, lo útil, lo suave, y sus tres contrarios a aborrecerla: lo deshonesto, lo dañoso, y lo pesado y enfadoso; [09]de donde se entiende que al objeto amable se lo puede desear:


1. Por utilidad (los mercaderes) Los que se aman por utilidad no se aman por sí mismos, sino en cuanto derivan algún bien en el otro.
2. Por placer (los jóvenes) Los que se aman por placer no quieren a los que tienen ingenio y gracia por tener estas cualidades, sino porque su trato les resulta agradable.
3. Por virtud (los hombres de bien) La amistad perfecta es la de los hombres de bien y semejantes en virtud, pues estos se desean igualmente el bien por ser ellos buenos, y son buenos en sí mismos.
[10]

Si bien se concede a estas tres variantes un mismo nombre de amistad, se les diferencia en cuanto a su calidad y durabilidad; circunstancia determinada por aquel factor que vuelve deseable al otro: si este es perecedero, (como lo son la utilidad o el placer), al terminar estos el interés se pierde, si bien de la virtud no se puede decir que sea eterna si presenta una mayor durabilidad y versatilidad ante las circunstancias que impone la vida, por tanto, una amistad de este tipo soportará mejor el proceso de llegar a convertirse en una verdadera amistad. El deseo de amistad nace pronto, la amistad no.[11]

El olvido es proporcional a una decadencia a la cual nos sometemos.

Si bien las amistades por utilidad y por placer habrán de ser breves si pueden ser plenas por cuanto duren. …en todas las amistades heterogéneas la proporción iguala a las partes y mantiene la amistad.[12]Es en el mantenimiento de esta heterogeneidad donde las relaciones basadas en la utilidad o el placer no pueden mantenerse por largos periodos de tiempo, pues al faltar estas condiciones amables se pierde por completo el interés.

¿Heterogénea?

Veamos:

Un sistema heterogéneo en química es aquel que está formado por dos o más fases. Es identificado por razones muy simples: se pueden apreciar las distintas partes de las que se compone el sistema. Y a su vez se divide en interfaces.

El granito es un ejemplo de sistema heterogéneo, al estar constituido por unos gránulos duros y semitransparentes, el cuarzo, unas partes más blandas y con un ligero tono rojizo, el feldespato, y unas manchas oscuras y brillantes que se exfolian con facilidad.

Métodos de separación:

Filtración, Densidad diferente, solubilidad diferente.
[13]

Quisiera exponer lo que desde mis lejanas lecciones de química en la secundaria aprendí que era la mezcla heterogénea, para ponerlo de manera gráfica, es similar a una ensalada de frutas, donde sus componentes pueden apreciarse a simple vista. Lo primero que podemos concluir de esta referencia es que el equilibro ideal que puede emanar de la virtud o conjunto de virtudes conocido como amistad se refiere a un equilibrio entre ambos implicados amante y persona amable que son mutuamente correspondidos y procuran mantener dicho equilibrio.

Sin embargo, no debemos olvidar que también se expone al Benevolente como un practicante de la amistad que encuentra en esta virtud su placer a pesar de no ser correspondido; como puede esperarse: esta virtud se nos presenta como un equilibrio de dos elementos en un solo conjunto, tal equilibrio es sumamente raro, de donde puede esperarse que los medios para que dichos elementos mantengan su equilibrio tampoco habrán de ser comunes y corrientes o, por decirlo de otro modo, convencionales a los implicados por igual.

La heterogénea también puede ser una mezcla de componentes muy diversificados en ciertos aspectos, lo que en química podría aplicarse a su textura, densidad o masa, en las personalidades podría aplicarse a caracteres, formación o lenguaje.

No es común mantener a nuestro lado a una persona que, por ejemplo, nos saque de quicio, pues normalmente nos alejamos o alejamos de nuestro lado a dichas personas, ¿Por qué perseveramos entonces en compañías cuyo trato no nos es siempre agradable e inclusive a veces contrarios a nuestro carácter o placer? Al principio de la ética Nicomaquea se establecía una diferencia entre el bien para uno mismo y la idea de lo que es el bien para uno mismo; más que establecer la diferencia se hacía mención a que dichos caminos podrían estar divididos, de tal manera que una compañía molesta tal vez lo sea en función de que busca privarnos de un capricho que deseamos inmediata o medianamente pero del cual, desde nuestra perspectiva, no podríamos alcanzar a discernir un mal contenido en nuestro deseo que el otro sí ha percibido, si a pesar de nuestro disgusto el amigo aleja de nosotros lo que se presenta como un mal aunque no hayamos caído todavía en la cuenta de ello, su acción y su intención son tanto más nobles y laudables, cuanto no heroicas tomando en cuenta que nos libra de un mal que ni siquiera hemos percibido. En conclusión, parece evidente que ni el placer es el bien supremo ni todo placer es deseable, y también que algunos placeres son deseables por sí mismos, y que los placeres son de clase y origen muy diferente. [14]

Aristóteles expone la diferencia entre placer y felicidad cuando refiere a los placeres como determinados por cada uno, mientras que la felicidad es definida como una forma de contemplación. [15]Desde una contemplación un evento o suceso puede suscitar en nosotros un impulso de amistad, lo cual, como ya se ha dicho, no basta para llegar a una verdadera amistad, Y entonces, haciendo extensivo el término, podría decirse que la benevolencia es una amistad inactiva; pero cuando dura y se profundiza la intimidad, se convierte en amistad, claro que no en amistad por interés o por placer, motivos en los cuales no hay siquiera benevolencia, porque, aunque el que recibió el beneficio retribuya éste con benevolencia, procediendo así apenas hace lo que es justo; y respecto del que desea la prosperidad para otro con la esperanza de enriquecerse mediante él, no parece que sea benévolo más que consigo mismo; ni tampoco es uno amigo de otro si le prodiga atenciones esperando beneficiarse a cambio. Generalmente la benevolencia surge de alguna perfección o bondad, cuando alguno se muestra a otro bello o valiente o algo así, como dijimos a propósito de los atletas. [16]

Estos sucesos acontecen; en el ejercicio de nuestro criterio se retiene aquello que mejor corresponde al ideal buscado, se retiene lo que interesa, se desecha lo que no sirve, o se cree que no sirve, donde parece cumplirse la premisa de una conocida película:

“Los amigos entran y salen de nuestra vida como los meseros de un restaurante.” [17]

Aunque el hombre de bien, (aquello a lo cual todas las cosas se enderezan. [18] ), ), es un fin en sí mismo y por ende disfruta de su soledad al abrigo de una memoria y conciencia tranquilas, es en su deseo de comunicación, de benevolencia y convivencia que necesita de la virtud que le acerque a los demás, para la cual hace falta, tanto para con uno mismo como para con los sujetos amables sinceridad en su trato y en su proceder, pues, como indica Aristóteles:… disimular sus sentimientos es característico del que tiene miedo. [19]

En química un sistema homogéneo es aquel sistema que esta formado por una sola fase, es decir, que tiene igual valor de propiedades intensivas en todos sus puntos o de una mezcla de varias sustancias que da como resultado una sustancia de estructura y composición uniforme. Una forma rudimentaria de comprobarlo es mediante su visualización. Si no se pueden distinguir las distintas partes que lo forman, éste sera, pues, homogéneo.

Un sistema homogéneo es, por ejemplo, la mezcla de sal común sobre una base de agua. La sal se disuelve en el agua de tal forma que es imposible verla a simple vista. El sistema constará de una sola fase y será homogéneo.
[20]

Generada a partir del proceso de autoconocimiento [21]

la amistad homogénea consigo mismo deriva en un personalidad fraguada, consciente de sus límites y capacidades y por ende plenamente consciente de lo que puede ofrecer y lo que no a cada nuevo proceso de amistad heterogénea con un semejante.

Tenemos proyectos que se marchitaron,
crímenes perfectos que no cometimos,
retratos de novias que nos olvidaron,
y un alma en oferta que nunca vendimos.
[22]


[01] Alejandro Magno
[02] Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro X: de la felicidad, capítulo VIII, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[03] Antología / Shakira I. Mebarak Pies descalzos 1995.
[04]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro IX: de la amistad, capítulo V, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[05]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro X: de la felicidad, capítulo IV, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[06]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro IX: de la amistad, capítulo IV, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[07]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro VIII: de la amistad, capítulo I, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[08]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro VIII: de la amistad, capítulo II, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[09]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro II: de la virtud en general, capítulo III, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[10]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro VIII: de la virtud en general, capítulo III, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[11]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro VIII: de la virtud en general, capítulo III, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[12]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro IX: de la amistad, capítulo I, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[13] http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_heterog%C3%A9neo
[14]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro X: de la felicidad, capítulo III, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[15]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro X: de la felicidad, capítulo VIII, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[16]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro IX: de la amistad, capítulo V, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[17]Cuenta conmigo (Stand by Me) película estadounidense de 1986 dirigida por Rob Reiner. La historia está basada en la novela The Body de Stephen King, la cual tiene elementos autobiográficos.
[18]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro I: del bien humano en general, capítulo I, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[19]Ética Nicomaquea, Aristóteles, Libro IV: de las virtudes morales en particular, capítulo III, editorial Porrúa/ colección “Sepan cuantos…” México, versión española de Antonio Gómez Robledo
[20]http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_homog%C3%A9neo
[21] “Conócete a ti mismo” / Sócrates
[22] Más de cien mentiras / Joaquín Sabina – Yo también sé jugarme la boca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada